Restaurar imágenes antiguas

Mi abuela tenia un cajón lleno de fotografías antiguas. Imágenes de familiares y amigos que habían quedado olvidadas en aquel lugar a modo de album familiar. Me decía que como algunas estaban rotas y deterioradas, no merecía la pena tenerlas almacenadas. Yo admiraba aquellas imágenes por lo que representaban, y no podía creer que quisiera deshacerse de ellas; por lo que intenté buscar una solución.

En aquel tiempo llamaba la atención un programa que revolucionaba la fotografía analógica y digital. Se llamaba Photoshop y eran los años 90. Tarde dos días en restaurar una fotografía suya, pero cuando se la enseñe, no salía de su asombro. La enmarcó y la colgó en el salón de su casa. De vez en cuando la miraba y me decía, que guapa estoy en esa foto, que guapa estoy…

Restaurar una vieja fotografiaRestauración de una vieja fotografia

About the author

Los ingredientes del menú biográfico de este autor son: 6 cucharadas de informática desaliñada, 1/2 jarra de técnica fotográfica batida y bien fría, un buen chorrito de silencio oyente (del que no pica), unos trocitos de paciencia desmesurada, dos copitas de ilusión del Señorio del Buen Hacer, 1/2 Kg de humildad con mucha sencillez caramelizada, 2 Kg de creatividad macerada, un interés autodidacta bien molido de la marca "El Saber No Ocupa Lugar", una salsa preparada con verdes pirenaicos, amarillos manchegos, blancos andaluces, y azules cantabricos, 3/4 de solomillo de vive y deja vivir (bien limpio de vagos, cotillas y demás grasa inservible), una ración de cariño (del natural, no del congelado), 4 vasos de humildad con un punto de petulancia vaporizada, y todo ello aderazado con romero, mucho romero...

Tu opinion es importante para mi, anímate y deja tus comentarios.