Preboda Jose y Leticia

La preboda de Jose y Leticia se repartió en dos sesiones fotográficas. La primera me supo a poco, y yo mismo les pedí quedar para la siguiente tarde. Después me di cuenta, que mi hambre fotográfica no estaba satisfecha con estas sesiones. Conocer a una pareja como Jose y Leticia, te hace querer seguirlos a cada instante. Porque se está agusto con ellos, porque dan las gracias antes de recibir nada, porque valoran los pequeños detalles, o porque cuando se les va conociendo, te das cuenta que son, si cabe, más guapos por dentro, que por fuera. Y no niego que mis fotografías ganen enteros con su presencia. Tenía que evitar la sonrisa de Leticia tras el visor de la cámara, para no quedarme petrificado, como lo haría bajo la mirada del mito de Medusa. Por no decir que Jose seria presumiblemente, la pareja ideal de este fotógrafo, si los dos derrapásemos y nos saliéramos del carril heterosexual.
Pero con esta pareja de modelos, sin estar acostumbrados a ser el punto de atención, tenía la gran incógnita de cómo reaccionarían ante mi mirada inquisitiva. Y lo que obtuve era, ni más ni menos, lo que buscaba verdaderamente en elloPreboda Jose y Leticia_MG_7802s. Quizás porque intento trasmitir confianza o quizás porque agradezco la generosidad que es, mostrarse tal cual uno es. Al final la naturalidad surge. En mi mundo humano, la fotografía se alimenta de esos gestos que duran apenas segundos y que delatan la personalidad de una persona o la relación de una pareja. Vergüenza, amor, dulzura, complicidad, devoción, amistad…valores y emociones que parejas como Jose y Leticia, me enseñan a canalizar a través de la lente de mi objetivo.
Y así, en la selección de las imágenes de esta preboda, seguramente no estén las mejores técnicamente hablando, ni tampoco los mejores retratos, pero a mi entender si creo que están las fotografías que transmiten esas emociones referidas y que considero esenciales para definir la belleza de la naturalidad.