Enma y Noa

Pequeñas niñas, pequeñas diablesas.

La mayoría de las historias empiezan con palabras. Esta historia empezó con balbuceos incomprensibles para mi. Por eso, he tenido la inmensa suerte de ir descubriendo los sonidos,  las silabas y las palabras que estas niñas pronunciaban mientras crecían, hasta llegar a oír un alto y claro grito imperativo:
-¡Tito! deja de hacerme fotografías y ven a jugar conmigo. 
Gracias Enzo y Mariajo, padres y amigos, por dejarme entrar en sus vidas.
  • Noa 2
  • Enma y Noa 1
  • Noa 1
  • Noa 9
  • Enma 1
  • Enma 2
  • Noa 5
  • Noa
  • Noa 6
  • Enma y Noa
  • Enma 6
  • Enma 3
  • Noa 3
  • Enma
  • Enma 5
  • Noa 7
  • Enma 9
  • Enma 10
  • Enma 7
  • Noa 8
  • Enma 8
  • Noa 4
  • Enma y Noa 2
  • Enma 4