Atardece, nubes en el horizonte, tormenta a punto de estallar… es el momento ideal para estar paseando por los campos manchegos y disfrutar de ese olor tan característico a trigo y cebada recién cortada, aderezada con las primeras gotas de una lluvia estival.